miércoles, mayo 20, 2009

La dignidad de las putas

Dicen que el oficio de abrir las piernas es la profesión más antigua del mundo. Podríamos especular horas enteras acerca de los motivos de tan importante título (cuestiones biológicas, culturales, sociales), pero hoy prefiero hablar de otra cosa. ¿Es la prostitución un trabajo, o no?

Existen hoy en Buenos Aires dos asociaciones que algutinan trabajadoras sexuales: AMMAR (nucleada en la CTA) y AMMAR Capital. Como podrán adivinar por sus nombres, la segunda es una fracción de la primera. La separación se dio cuando el debate acerca de considerar la prostitución como un oficio marcó irrenunciables diferencias. Como lo expresan las muchachas de AMMAR Capital,

"luego de profundos debates internos referidos a la validez de la figura de «trabajadoras sexuales» y la conveniencia de sindicalizar la actividad (...) [llegamos] a la conclusión de que si bien nuestra lucha era y es para mejorar y transformar las condiciones de vida de las mujeres en situación de prostitución, nuestra prioridad debía ser nuestra condición de mujeres excluidas socialmente."

Por su parte, las chicas de AMMAR (a secas) siguen sosteniendo la importancia de la sindicalización de las putas, en pos de luchar por mejores y más seguras condiciones de trabajo, como cualquier otra rama de trabajadores lo hace.

Este debate me parece oportuno e importante.

Personalmente, creo que es una realidad ineludible que la mayoría de las mujeres que se dedican a la prostitución hoy no lo hacen por elección, sino más bien porque no tienen otra opción. Estas chicas pertenecen a los sectores socioeconómicos más castigados de nuestra sociedad capitalista, donde el hambre y las necesidad básicas reinan como criterios casi únicos a la hora de tomar decisiones. Estas chicas no eligen ser putas, son otros los que eligen por ellas. Son quienes las condenan a nacer en hogares con necesidades básicas insastisfechas, sin acceso a agua potable, un sistema de salud efectivo y educación accesible. Los responsables de esto son muchos, somos todos: en tanto no se generen verdaderas políticas públicas de transformación socioeconómica que impida que haya niños y niñas muriéndose de hambre o enfermedades curables en el país, los responsables se encuentran en la "clase política"; en tanto nosotros, como pueblo, no ponemos el grito en el cielo y nos organizamos políticamente para dar la disputa, somos también responsables.

Yo entiendo, y sé y creo, que la mayoría de las mujeres que se dedican a la prostitución se ven empujadas a ella por estos factores económicos, sociales y culturales. Pero, sin embargo, hay mujeres que, teniendo otra opción laboral, eligen la más antigua. Por placer, por dinero, por las razones que ellas tengan, lo cierto es que (esto nadie lo puede negar tampoco) hay mujeres que eligen ser prostitutas. ¿Son la mayoría? Claramente no. Pero que las hay, las hay.

Es por esto que no estoy de acuerdo con la postura de AMMAR Capital. Tal como dije al principio, la prostitución es el oficio más antiguo del mundo. ¿Acaso estas mujeres creen que con la abolición de la prostitución por ley el ejercicio de la misma se va a terminar? Al contrario. El prohibicionismo se ha desmostrado a sí mismo como una herramienta incapaz de soluciones. Miremos el caso de la marihuana. ¿Acaso la penalización del consumo de la misma ha logrado algún avance en contra de los grandes narcotraficantes? Nada más lejos de la realidad: el prohibicionismo es el paraguas más fuerte con el que cuentan los grandes cárteles para seguir funcionando cómodamente.

Además... digo, ¿no? ¿Qué pasa con las chicas que sí eligen esa profesión como fuente de trabajo? ¿Quiénes somos nosotros o cualquiera como para impedirles ejercer el trabajo que desean? Este factor fuera de cuadro me violenta. La verdad, creo que quienes reclaman la abolición de la prostitución no sólo no las tienen en cuenta, sino que las desprecian. Detestan la idea de que una mujer pueda gozar con los beneficios de ser trabajadoras sexuales, como si el hecho de que un cliente le produzca un orgasmo a la prostituta es una ofensa contra la ontología misma del ser mujer. No les está permitido gozar con su cuerpo y su trabajo. ¡Eso es de putas!

Es innegable que, dada la antigüedad de la profesión, la demanda de sexo pago existe y segurirá existiendo siempre, sea aquella legal o no. Reclamar la prohición de su ejercicio sólo ayuda a los consumidores y perjudica a las trabajadoras, en tanto las corona como criminales, en lugar de mejorar sus condiciones laborales.

La solución al problema de las chicas que no eligen prostituirse, sino que se ven empujadas a hacerlo, no está en prohibir la prostitución. Está, como dije antes, en construir un modelo de país diferente donde nadie deba verse obligado a prostituirse si quiere comer. En tanto, considerar la prostitución como un trabajo es un primer paso para reclamar mejoras y derechos laborales. Como en cualquier otro gremio.

6 comentarios:

BLUEKITTY dijo...

Es un tema bastante complicado. Primero creo que el término correcto es prostituta la que trabaja con el sexo. Puta es una palabra que utiliza la sociedad, no la tomo como algo malo como mucha gente lo hace. La mujer que adora el sexo, que lo disfruta desobremanera y no teme ocultarlo es una puta. Y vuelvo a decir que no es malo, al menos no lo creo así. Dice el dicho que hay que sacar a la puta en nosotras; hay que ser una "lady" en la vida diaria y una puta en la cama, así dicen se mantiene satisfecho a nuestro hombre. Pero más allá de las bromas o dichos, creo que la sociedad no debería ser tan hipócrita y aceptar que es una práctica con ya miles de años encima. No hay razón de que sea ilegal, de hecho debería ser legal y todo lo que implica. Que haya lugares para esto como hay lugares para tomar alcohol o para bailar. Que sean controlados para que no haya violencia, no haya menores!! y así no haya tráfico de mujeres con respecto a este tema. Que se cuide la salud física de las prostitutas para que no haya contagios de nada.
Hay miles de puntos más por ser nombrados pero es muy largo para debatir en un blog.

saluditos.

WaitMan dijo...

Yo hubiera creído que las chicas que ejercen la prostitución, lo hacen por erección.


Leyendo sus dos últimos posteos, veo que se estuvo interiorizando en el tema.
Vamos, decídase de una vez, que ya tiene a una amplia clientela esperando.

Hablando en serio, le reconozco que no conozco de datos oficiales, pero particularmente, no creo que la mayoría de las mujeres que ejercen la prostitución lo hagan por necesidad.
O, mejor dicho... no por una necesidad que las lleve a elegir entre ser prostitutas o morir de hambre.
De todas formas, no puedo juzgar el asunto. Para nada. QUizás la sociedad debería sincerarse y ver que la mayoría de nosotros hacemos por dinero cosas mucho más cuestionables.

En fin, saludos.

Anónimo dijo...

Uno de los grandes problemas con la prostitución es que esta va a existir porque es una practica que esta tolerada para los varones en nuestra sociedad (son mas las mujeres que se prostituyen que hombres), culturalmente es "normal" que un hombre acuda con prostitutas, pues son estructuras sociales milenarias, que para cambiarse se tardarían muchos siglos.

Ejercer la prostitución también es muy difícil, pues aunque seas de "lujo" es desgastante emocionalmente, sabes que es lo que mas harta? las platicas, y por default terminaras con papiloma humano, uses o no condón.
Y pues muchos clientes creen que compran esclava por un rato, es neta.

Aclaro que estoy a favor de que legalmente sea un trabajo valido, con prestaciones, servicios de salud, en lugares donde se pueda trabajar con seguridad e higiene, pero esto es realmente una paradoja, pues la red de proxenetismo esta en muchas ocaciones con los mandos dentro de los gobiernos.Si culturalemte la mujer es vista como inferior, como hacer entender que tiene derechos, si la "puta" es la escoria de la sociedad como darle apoyo, prestaciones, no solo es cambiar las instituciones y legalizarla es también cambiar la idea de lo que es la prostitución, y verla como un trabajo, y a las prostitutas verlas socialmente como simples trabajadoras.
También eso de que ser puta es pasarla bien en el sexo, me parece una sandes, puta es un insulto machista, que denigra, si se goza en el sexo no se es una puta, se es una persona que disfruta su sexualidad, Porque los hombres no seran nunca golfos, putos, wilos?, tampoco el oficio mas antiguo del mundo por las mujeres fue la prostitución, fue el comercio(no sexual) el trueque, la alfareria, etc, etc,
Conozco el oficio lo ejercí muy jovencita para extranjeros, y puedo decirte que es duro y cansino, quieras estar en el o no.

Lilith dijo...

No se escribio mi nombre!!!! soy Lilith

iL Hell Dogma dijo...

interesante tema.

me recordaste a algo que escribio Joaquin Sabina alguna vez:

Benditos sean los húmedos chochitos de las putas, que consuelan a más desconsolados que las madres Teresa de Calcuta.

Saludos

César Saldamando dijo...

Para poder comentar acerca de las prostitutas creo que se tiene que tomar en cuenta quienes son, de donde provienen, que las impulsó para que tomaran esta decisión.
Cuando se escucha hablar de la prostitución, debemos pensar en la dignidad de aquellas personas, ¿son dignas o indignas?, se merecen respeto o no?, personalmente creo que estas mujeres, ya que estoy tocando el tema sólo en el caso de las mujeres (porque también hay hombres que se prostituyen, sin embargo por ahora no tocaré el tema vinculándolos), merecen todo el respeto del mundo, porque la persona sea como sea y haga lo que haga nunca pierde su dignidad, y esa es la esencia de toda persona, que podemos decir que una dama de alta alcurnia es mas digna que una prostituta, quién lo decide?, la dignidad nace en lo mas profundo de nuestro ser, la dignidad es lo que nos hace ser personas merecedoras de todo respeto. Creo que la prostitución no es el oficio mas antiguo del mundo, porque el mas antiguo fue la agricultura y el comercio, pero que es y debe ser tratado como un oficio si, para esto los legisladores deben normar la prostitución, haciéndola mas institucionalizable, en lugares donde las autoridades de salud puedan controlarlas, pero eso si también debe prohibirse la prostitución clandestina y callejera, ahora, la prostituta debe de tener un código de conducta y de ética, el servicio que presten debe ser de calidad y con mucho profesionalismo por asi decirlo, creo que asi como hay mujeres que trabajan con su cuerpo, modelando que también utilizan el cuerpo para trabajar, asi debe también considerarse a las prostitutas, se que la iglesia está en contra de este oficio, pero nadie que tenga rabo de paja puede decir que hay que hacer o que es bueno y que es malo. saludos a todas las prostitutas, continúen con la frente en alto.