miércoles, agosto 24, 2011

Final del juego

Sentada en un café notable porteño, recién bañada, perfumada y sola, me escribo un mail a mi personalidad más puta para subirlo al Túnel cuando vuelva a la prisión y oficina que es el depto donde vivo.

El fin de semana que pasó volví a ver a León a solas después de tiempo indeterminado. 


Nuestras sesiones se habían suspendido ante mi ausencia y cancelación, y nos debíamos una charla. Llegué sin saber del todo qué iba a decir, qué quería, qué pasaba.

Lo cierto es que la rebeldía se despertó adentro mío. Mis entregadas ganas de complacer a León en todo lo que pudiese, abandonando mi cuerpo y mi placer a su dominio, venían extinguiéndose sin retorno. No se puede ser sumisa y rebelde a la vez.

"No con vos, al menos" fue lo que León retuvo de todas mis palabras que brotaban, fumadas, desde mi boca indecisa. Inteligente, el León, supo detectar la frase más verdadera de todas. No sé si es que no soy sumisa, si es la sumisión lo que rechazo, o es a él a quien no quiero someterme. Creo que la segunda.

Será eso, u otra cosa. Nunca llegamos a coger con León. Me confesó que la última vez que le cancelé había estado fantaseando con cogerme todo el día. Pobre Leoncito.

-Me lo hubieras dicho... Eso me hubiera cambiado de idea.
-No quería influenciarte.

So this is it. De todos los senderos que se bifurcan en su jardín, Destino terminó tomando el que nos separa por mutuo acuerdo. Porque mi ex-Amo también venía listo para terminar nuestra relación, por sus propios motivos. León fue claro desde el principio: nuestro vínculo nunca tomaría dimensiones amorosas mayores. Nunca seríamos novios. Nunca lo enamoraría. Y entendió que ese límite es incompatible con el vínculo Amo-sumisa, en tanto no permite que se profundice.

Quedaba claro el final, cuando le hice notar algo de sí mismo. León gruñe, en efecto, como un león. Cuando algo le da placer, ya fuera verme con las tetas llenas de broches o un lindo masaje en los hombros, gruñe cual felino complacido. Se sonrojó ante el dato. Cuán tierno. Y se empezó a calentar.

Cuando peló la pija a media asta, estaba seguro que no podría resistir la tentación de petearlo. Me cree más puta que orgullosa. Y hay algo que no comprende.

Ser sumiso es entregarse a complacer al otro, mientras el placer propio queda relegado. León nunca se ocupó de mi placer, y está bien, no era su lugar.

Mientras se pajeaba mirándome a los ojos, yo sonreía, inmóvil. Si en lugar de esperar que yo me acerque, viniera a tocarme, a sentirme, a buscar lo que desea, otro sería el cantar. Si viniera y él, por una vez, buscara mi placer en lugar del suyo, sería un polvo inolvidable.

Pero León nunca se levantó. En vano siguió la paja y el contacto visual. Sonreí, como sumisa libre que ya no debe obedecer ninguna orden de un Amo que jamás se la cogió.

Y me fui a mi casa, mi prisión oficina, sin Amo y sin orgasmo.


4 comentarios:

Blmp dijo...

vos me haces acordar demasiado a una ex. si te llamaras magali ya tengo tu celu... pero no creo.
me gusta el cambio de rumbo...
beso

Anónimo dijo...

Por fin dejaste el BDSM y su mundillo de pseudo "intelectuales del sexo"

MissGabriela dijo...

Porteñita: Hay miles de formas de dominar y ninguna es mejor que la otra.. solo distintas.

Algunos si dan orgasmos otros no. Algunos están todo el tiempo en rol, otros no.

Algunos se permiten dar un mimito, otros no.

Acá estoy yo sigo esperando mi primera sesión como sumisa. Ya he tenido sumisos y he sesionado como Dom y me ha fascinado.

Si realmente te gusta, me parece que deberías darle una oportunidad.


Gabriela

MissGabriela dijo...

Si la porteñita me deja expresarme acá contesto:

Anonimo: Lo leo tan enojado. La verdad es que personalmente gustar del BDSM no me parece "intelectualizar" el sexo.

Es garche.. pero con otros condimentos. El que se cree especial por gustarle el BDSM es un salame.
A algunos les gusta cogerse las ovejas, a mi me gusta atar y que me aten, humillar y que me humillen, azotar y que me azoten.
Y agrego una buena cogida en el medio.

Gabriela