jueves, junio 02, 2011

La difícil

Tengo bichito nuevo. Se llama Gonzalo, ponele. Se me antoja. Lo veo mucho porque es amigo de mi roomate. Es gordito y con cara de bueno. Tiene una mirada de miel que me endulza el corazón. Es histeriquito también. Y yo estoy jugando a la difícil. Yo, difícil! ¿Se la imaginan? A ver si siendo menos puta las cosas salen distinto. Capaz terminan saliendo igual. Se me acuesta al lado y no hace nada, el amorsis timidón. Una noche dormimos así, en una cama de una plaza. Y no sapó niente. Al día siguiente me contó que dormida giré y lo tiré al piso. Ups. Sori.
El sábado se volvió a quedar. Esta vez fue la cama grande. No hacía nada. Otra vez. Acostados, te miro, te reís, me mirás, me río yo, cierro los ojos, tenés sueño? No. Yo tampoco... No te duermas. No te duermas. Y se durmió. Y lo desperté con un beso y se rió. Te dije que no te duermas.
Y nos comimos la boca el sábado, durante horas y horas. Esos chapes fuertes y cariñosos, besos oxímoron, pasión tímida. Sin ropa no paramos más. No me la saques. Me sale la difícil! Es fabuloso no coger, y simplemente disfrutar el placer que produce todo lo demás. Los mimos me hacen sonreir y exhalar. No gimas así, es demasiado. Te encontré un punto débil. Primer chape y ya te empecé a mapear. El cuello te vuelve loco. Hija de puta, me dice, y me salta encima de nuevo y me aprieta las muñecas y me destroza la boca. Me encanta. Me re divertí. Quiero más.




Pero esta noche, no.


Esta noche me fajan.

2 comentarios:

Oscuro dijo...

Encontrás placer en lo que se presenta bien distinto. Disfrutás de todo :)

Porteñita Secreta dijo...

Yes I do.