miércoles, agosto 12, 2015

Para mí sola

No sé muy bien por qué estoy escribiendo esto. Creo que, simplemente, necesito un espacio “para mí”. Es cierto que eso podría ser, no sé, un cuarto de mi casa o mi trabajo, pero creo que no sólo necesito un espacio, sino que tiene que ser “creativo”. Y mío.

Hace tres semanas que me mudé a este depto con Nacho, y todavía me cuesta acostumbrarme. No me malinterpreten: fue idea mía que nos mudáramos juntos. A mí ya se me estaba venciendo el contrato del depto anterior y él prácticamente vivía ahí porque no aguantaba seguir viviendo con su viejo. Así que cuando fue el momento de renovar el contrato o mudarse, le propuse de alquilar algo juntos. Después de todo, hace ya un año y medio que estamos juntos. Somos dos boludos grandes de veinti y tantos, llevamos bastante tiempo juntos, nos amamos… era lógico que nos mudáramos juntos. ¿No?

Aparte, es lindo. Dormir juntos todas las noches y cenar juntos, está bueno. De los 22 que me fui de los de mis viejos hasta los 26 (edad actual), viví siempre en el mismo depto mini de un ambiente “y medio” (aunque siempre me pareció un robo que una paredita que separa un espacio de un metro cuadrado califique como “medio ambiente”). Me gustaba, sí. Era chiquito pero cómodo, y no había mucho que limpiar tampoco. Si no tenía ganas de ordenar dejaba todo tirado y me chupaba un huevo. Si me pintaba pasar el domingo en joggin y remerita de algodón viendo Warner Channel y comiendo Chococrispis con leche lo hacía. Pero bueno. Ahora ya no. No es que no pueda. Nacho es divino y no creo que modifique su amor hacia mí el hecho de verme desparramada sobre el sillón mientras lloro viendo Gilmore Girls. Pero igual no da, ¿no?

Aparte, es mucho más lindo comer juntos que mirando la tele y teniendo a Ross y Rachel por única compañía. Y podemos pasarnos los domingos igual de pachorros, pero juntos. Tirados en la cama, en bolas, leyendo el diario, fumando, haciendo el amor. Me gusta. Estoy contenta.

Igual, es como que… no sé. Es estar todo el tiempo juntos. O sea, no todo el tiempo real, sino que el tiempo en casa es tiempo juntos. No puedo encerrarme en el baño a depilarme, por ejemplo: hay uno solo y él también lo necesita... Es como que tenemos que estar juntos. Y nada… no sé. Es como mucho. Me gustaría vivir de rentas (o tener un sueldo en euros) y poder comprar un depto viejo, lindo, que haya que arreglar pero que sea grande. Y podría tener mi propio espacio: un estudio, con biblioteca y la compu, para poder escribir y laburar en paz. No es que Nacho me saque paz. Pero sí me pasa que no tengo “mi” lugar. Ojalá tuviera (¿tuviéramos?) la guita como para alquilar algo más grande y poder tener mi espacio. Pero bueno. Es lo que hay.

Es raro, pero desde que nos mudamos como que nuestra vida sexual cambió bastante. Lo hacemos casi todas las noches. Nacho a veces no espera ni para cenar: el jueves pasado, sin ir más lejos, llegó y sin descolgarse el morral me arrastró hasta la habitación, comiéndome a besos. Yo tenía las manos mojadas y llenas de detergente pero no me dejó ni secármelas. Y en un santiamén (siempre me gustó esa palabra) estábamos desnudos, haciendo el amor. Nacho está muy feliz, y me pone feliz verlo así. Está entusiasmado con este paso de la relación, y yo también. Nomás me gustaría que fuera un poco más “conciente” de la casa, que me ayudara un toque a que no sea todo un caos. Yo cuando vivía sola no tenía problema en desordenar porque de última era mi quilombo, pero acá somos dos y el quilombo de uno es el quilombo del otro. Igual está bien, él nunca vivió solo y no se da cuenta de esas cosas; además la vieja siempre le fue atrás limpiándole y ordenándole todo como si fuera la mucama, así que no es su culpa, ¿no? A mí mi vieja me enseñó a ordenarme y limpiar, me educó así, y está bien. La de él no, qué se le va a hacer. Ya aprenderá, supongo. La verdad que me gustaría que haya cierta equidad en la casa, onda que si yo cocino, él lave los platos o algo así.

En fin, me di cuenta que el único momento que tengo “sola” es esta hora entre que llego del laburo y llega él. Así que decidí que en lugar de usarla para limpiar u ordenar (todavía tenemos cajas cerradas de la mudanza, y nos faltan estantes y muebles, y un lavarropas), voy a usarla para mí. No tendré un cuarto para mí, pero al menos tendré un blog. Algo es algo… ¿no?

12 comentarios:

Crazygirl dijo...

Unete al club, querida!!
Pero bueno, la vida es asi. No hay nada perfecto. Si, es muy rico dormir juntos, tener siempre con quien hablar,sexo con alguien mas q uno mismo... pero siempre uno necesita tiempo solo. Lei en otro blog algo muy interesante en uno de los comentarios...uno debe tener una vida de pareja y otra personal...juntas pero no revueltas. No es facil vivir con alguien. No te la dejes "montar". Las cosas aburridas como la limpieza de la casa tambien se deben compartir. Tienes q aclarar todas esas cosas q te molestan desde el principio.
Besos!!

Eri dijo...

lindo post.. lindas cosas para este año.. disfruta!
me alegro q ayas vuelto

Javier dijo...

che, que pedazo de patas que tenés.. te felicito..

Saludos

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María dijo...

Que tema el de la privacidad.
Es tan lindo estar acompañado, como estar solo.
Amo la soledad, la soledad elegida, claro. Cuando todos se van y puedo hacer en mi casa lo que quiero, o nada.
Mi casa también es pequeña. Privaciad cero, a menos que me encierre en mi cuarto. Sólo hay dos y uno de ellos tan pequeño, que mis hijos en entran en él.
El mansaje que puedo darte, no creo que lo desconozcas. Siempre que se opta por algo, se resigna algún otro algo.
Si te diste cuenta, que hay un momento del día en el que estás sola y podés sentarte frente a la pc, o depilarte, o limpiar, o comer cerelaes de chocolate mirando la tv, no dejes de disfrutarlo. Es tu espacio.
Por otra parte, no dejes de disfrutar estos primeros tiempos de una relación entre dos personas que se aman y dieron tamaño paso.
Que entren en tu casa, te coman a besos sin importar si tus manos están limpias o no, te lleven a la cama y te hagan el amor, son cosas que el tiempo, no a todas las parejas les permite hacer.
No te estoy tirando un pálida, por el contrario, trato de hacerte ver que hoy por hoy, tenés ambas cosas: tu espacio y la pasión.
Es muy raro que un hombre sea prolijo y colabore como una lo desea, con las tareas de la casa. Es uno de los precios que se paga cuando decidís convivir.
Disfrutalo, acá estaré para leer cada relato que quieras, necesites hacer, sobre tu nueva vida.

:)

yo misma dijo...

gran decisión

ADN dijo...

un blog es algo así como una cuarto intimo, personal, asi que a falta de espacio masterial, que haya espacio virtual!. Son muy necesarios los espacios individuales en la pareja. Soy defensora a ultranza de la privacidad y de los espacios propios.
Saludos.

antonio dijo...

Gracias por dejarme entrar en tu cuarto, espero que quieras compartir conmigo tus ideas, escritos y vivencias.
También tengo un cuarto en el que estas invitada,cualquier dia y a
cualquier hora.
Beso
Gracias

BLUEKITTY dijo...

Todo un tema ese del "espacio individual" de cada uno. Con mi novio hace poquito comenzamos a pensar, imaginar cómo sería vivir juntos, pero por supuesto nada concreto aún. A veces me molesta y otras creo que es mejor ir paso a paso. Como sea, todavía no compartimos un lugar y ya me imagino arreglando su quilombo!!

Bellota dijo...

Es complicado, te entiendo, tal vez a la hora de renovar el contrato puedan buscar algo con 1 habitacion (o media) de mas.. asi no están tan juntos todo el tiempo... es otra etapa... igual es super positiva mientras tenga mas beneficios q perjuicios! besos

Cherry Lips dijo...

Los otros días no podía entrar acá, que ironía que no pudiera ver tu espacio privado para que muestres un poquito de vos.

Besotes grandes.

Adrianina dijo...

Cuartos separados, lo mas atinado.
Llegué por la magia de internet. Hago enlace para estar al tantos de sus actualizaciones, me encantó este sitio.

Besos niña.:-)